Práctica de conducir 23: los detalles marcan el aprobado o el suspenso

prácticas de conducir detallesMi penúltima práctica antes del examen me sirvió para darme cuenta de que voy a aprobar o a suspender según las circunstancias del tráfico que se den y por pequeños detalles. Salí satisfecho de la práctica, con sensación de control sobre el coche y de estar a un 95% en mi aprendizaje. Queda ese 5%, que puede dar lugar a esos errores que en un examen son eliminatorios o deficientes.

Antes de comenzar la práctica le dije al profesor que me diera las indicaciones tal como si estuviéramos ya en el examen. Desde el principio me sentí bien conduciendo, tranquilo y sin errores. Tuve diez minutos de conducción autónoma desde la zona donde suele comenzar el examen. No cometí errores, aunque una calle de las que entré era sin salida (estaba sin señalizar) y tuve que hacer un cambio de sentido. No se hubiera considerado error ya que no estaba señalizada. Fui a buena velocidad todo el trayecto, adaptándome a poner tercera e ir a cincuenta donde era posible, y a reducir en zonas con pasos de peatones y al acercarme a glorietas y semáforos.

Terminada la conducción autónoma, comenzó lo difícil. Hice dos stops y dos cedas el paso sin  problemas. Controlé bien a los peatones y les cedí el paso en dos ocasiones. El profesor me metió en una calle estrecha y me dijo “cuando puedas gira a la derecha”. Ese “cuando puedas” ya me puso en alerta de que había alguna trampa en forma de señal de entrada prohibida. Y, en efecto, la había. Todo satisfecho, localicé la siguiente calle a la derecha y me dispuse a girar. Error. El profesor dijo que muchos alumnos habían caído allí. También tenía señal de entrada prohibida. Así que había doble trampa. Esto me sirvió para entender que durante la conducción (y en el examen, claro) es necesario permanecer alerta en todo momento e ir localizando las señales y posibles obstáculos antes de iniciar el giro.

En otra calle estrecha me encontré con una furgoneta mal aparcada que casi no permitía el paso de un coche. No fui lo bastante despacio para controlar la distancia lateral, y el profesor tuvo que indicarme que me estaba poniendo demasiado cerca del coche aparcado a la derecha. En estos casos hay que ir casi parado y mirando con ojos de lince a la derecha y a la izquierda para tener controlada en todo momento la separación lateral. Realmente está prohibido estacionar dejando tan poco espacio para la circulación, pero lamentablemente no se hace nada, como en tantas otras infracciones de tráfico que quedan impunes. El resultado es que quienes estamos aprendiendo a conducir lo tenemos mucho más difícil.

El siguiente error lo cometí al sobrepasar una línea continua al adelantar a un autobús que estaba en su parada recogiendo pasajeros. Solo se puede pisar la línea continua en caso de obstáculo que esté totalmente parado (como un coche mal estacionado en doble fila, por ejemplo), pero no si hay expectativa de que el vehículo se ponga en movimiento, como en este caso un autobús esperando en la parada. Hay que esperar al autobús y cederle el paso. Si se sobrepasa la línea continua para pasar al autobús se considera error eliminatorio. Esto me pareció curioso, porque no lo sabía. Así que si el autobús tarda cinco minutos en salir, hay que esperar ahí a que termine y no se le puede adelantar. Pero si se trata de un coche aparcado en doble fila, entonces parece que habría que mirar el reloj, contabilizar dos minutos y luego adelantar. En todo caso, hay que estar muy atento a las marcas viales.

Los obstáculos que nos encontramos en el tráfico son uno de los peores enemigos de los aspirantes al carné porque nos sacan de las normas que ya tenemos grabadas en la cabeza durante las prácticas. Hoy, por ejemplo, cometí dos errores de precipitación debido a estos obstáculos. En uno de ellos, tuve que adelantar, pero tardé en volver al carril derecho y cuando lo hice ya fue sobre la línea continua. Habría sido eliminatorio. En otro caso me encontré con un autobús parado al principio de la glorieta (justo en la zona donde vivo), y vi un hueco en el carril derecho, en el cual me metí para entrar a la glorieta. Fue doble error eliminatorio, ya que, en primer lugar, es un carril bus y, en segundo lugar, no se puede cambiar de carril tan cerca de la entrada de la glorieta porque hay una línea continua. Por lo tanto, hay que tener mucho cuidado con los obstáculos inesperados que nos encontramos en nuestro camino, y observar bien las marcas viales para evitar que los cambios de carril se hagan en líneas continuas. A veces por querer respetar las normas que nos han enseñado, como ir por el carril derecho siempre que podamos, acabamos por cometer errores graves. Ante la duda, hay que reducir la velocidad y analizar muy bien las circunstancias. Mejor quedarse donde se está que no hacer algo sin pensar lo suficiente.

Como ves, no fue una práctica perfecta y en el examen habría sido suspendido, pero no quedé insatisfecho ni frustrado, ya que todos fueron errores causados por las circunstancias del tráfico. Por eso soy consciente de que buena parte de mis posibilidades en el examen práctico van a depender de cómo reaccione a todas esas situaciones que aún no me he ido encontrado con regularidad en el transcurso de las prácticas. Mañana será mi última práctica antes del examen.

Compartir esto:

12 comentarios en “Práctica de conducir 23: los detalles marcan el aprobado o el suspenso

    • Tu pregunta no queda muy clara, pero intentaré contestar. El pago de la tasa de la DGT (90€) da derecho a suspender 1 vez el teórico o una 1 vez el práctico. Por ejemplo, si apruebas el teórico a la primera podrás permitirte suspender 1 vez el práctico y presentarte de nuevo sin pagar tasa a la DGT. Si suspendes el teórico a la primera, ya no puedes suspender más, ni en el teórico ni en el práctico, porque tendrías que pagar la tasa a la DGT otra vez antes de presentarte.

      Por otra parte, también aclarar que pagando la tasa de la DGT cada vez que se cumpla lo anterior no hay límite de suspensos. Es decir, puedes suspender 100 veces o las que sean, siempre y cuando pagues la tasa de la DGT cada vez que sea necesario (y las de “presentación a examen”, “renovación de expediente” y demás que cobran las autoescuelas).

      Si lo que estabas preguntando es cuántas veces suspendí yo, la respuesta es: ninguna. Gracias a Dios aprobé el teórico y el práctico a la primera.

    • Sí, aprobé. Ya llevo más de dos años con el carnet. Y no he perdido ningún punto de momento. En noviembre me sumaron 4 más y ahora ya tengo 12.

  1. Buenas, me alegro de que aprobaras, yo me examino el jueves que viene. Verás me gustaría hacerte una pregunta, es que tengo una duda sobre los pasos de peatones sin visibilidad, es mejor ir frenando y pasar por el paso de peatones a la velocidad mínima de segunda (15-20 km/h) o meto primera? Por ejemplo suelen haber coches aparcados y esto dificulta la visibilidad del paso de peatones. Y otra pregunta, ¿los espejos cada cuánto tiempo hay que mirarlos? Es que no los suelo mirar demasiado, y sé que es muy importante pero siempre se me pasa, aunque en el examen pienso ir con 1000 ojos y girando la cabeza cada 2 x 3. ¡Un saludo!

    • Por el paso de peatones debes pasar a una velocidad que te permita detener el vehículo si alguien pasa rápido o corriendo. Por tanto, si no hay visibilidad deberás ir a la velocidad mínima que te permita frenar rápidamente sin peligro para el peatón, hasta que estés seguro de que no hay nadie cerca para pasar. Ten especial cuidado cuando hay coches tapando la visibilidad a los lados. Asegúrate bien. Es preferible que se te cale el coche antes que pasar si hay alguien en el paso de peatones (porque eso es suspenso automático).

      La primera marcha es solo para poner en marcha el vehículo cuando está parado o para subir cuestas, así que mientras estés en movimiento vas en segunda aunque vayas a poca velocidad.

      Sobre los espejos retrovisores, poco a poco te irás dando cuenta de que mirarlos es una necesidad. En vez de cuánto tiempo hay que mirarlos la pregunta es cuándo hay que mirarlos. Yo al principio miraba mucho el espejo interior y me preocupaba del que iba a atrás, pero con el tiempo descubrí que los más usados y útiles son los exteriores. Es imprescindible mirarlos en el momento en que estés pensando hacer alguna maniobra, como un cambio de carril o la entrada y salida de una glorieta. Miras con suficiente antelación, observas las intenciones de los vehículos que hay detrás y al lado donde vayas a desplazarte, señalizas la maniobra y realizas la maniobra. Si no estás seguro, miras otra vez y repites los pasos, pero nunca te desplaces de carril sin estar totalmente seguro de las intenciones del que esté detrás y al lado al que vas a desplazarte. Al principio cuesta, porque son varias acciones coordinadas, pero con la práctica lo vas a hacer de forma automática. Suerte para tu examen.

      • ¡Muchas gracias por tu respuesta! Los espejos los suelo mirar cuando voy a hacer un desplazamiento lateral, y cuando freno siempre miro el espejo interior. Lo que no hago es mirarlos frecuentemente cuando circulo en línea recta. Una última pregunta, cuando me voy a incorporar a una autovía mediante un carril de aceleración, debo acelerar como un loco e ir mirando el retrovisor izquierdo para así incorporarme a una velocidad adecuada, pero y si vienen bastantes coches y estoy en duda de si podré incorporarme correctamente, mejor me paro no? Es que he salido pocas veces a autovía, puede parecer una pregunta estúpida pero estoy dudoso jeje. Lo dicho, muchas gracias por responderme.

        • Siempre es bueno mirar los espejos de vez en cuando, aunque vayas por tu carril, porque es información anticipada que tienes ante cualquier cosa que pueda pasar. Al principio yo miraba en exceso los espejos y tenía la mala costumbre de fijarme mucho en el interior más que en los laterales, como si tuviera que estar pendiente del de detrás. No es que sea malo mirar a veces dónde está el que va detrás y lo que va a hacer, pero si no te vas a desplazar tampoco hay por qué mirar. Hay que tener en cuenta que quien está detrás es quien tiene la responsabilidad de frenar a tiempo incluso si tú tuvieras que pegar un frenazo brusco, así que si va muy cerca de ti el riesgo lo está corriendo él y quien va a tener la culpa es él. Por eso ya dejé esa costumbre de mirar el interior cuando freno, y no me preocupa frenar algo más bruscamente si tengo necesidad de hacerlo. Descuida que, por la cuenta que le trae, el que va detrás dejará la distancia necesaria o estará atento para frenar (y más aún si te ve con la L).

          Respecto a la incorporación a autovía/autopista, es cuestión de práctica hacerlo de una manera fluida según las circunstancias. No hay que acelerar como un loco, no. Lo primero es ir a una velocidad moderada (50-60) y mirar por la ventanilla izquierda y/o el retrovisor izquierdo para comprobar que no vienen coches por el carril derecho o que vienen a una cierta distancia. Si la distancia y velocidad es suficiente para incorporarte sin peligro entonces aceleras progresivamente y sales. En general, aunque no siempre, quien viene por el carril derecho suele cambiarse al izquierdo para facilitar la incorporación cuando ve que alguien se acerca por una entrada. Aún así no hay que confiarse y no se debe acelerar si piensas que puedes obstaculizar al salir. Algunas veces es mejor ir despacito al principio de la entrada, dejar pasar al vehículo/s que viene y luego acelerar ya y salir. Si se hace bien no va a ser necesario pararse salvo que haya mucho tráfico en la autovía. Y lo correcto entonces será pararse al principio de la entrada y no al final (aunque si no tienes otra opción, evidentemente mejor parar al final que no chocarte con alguien). Ya digo que estas valoraciones cuesta hacerlas de forma rápida cuando se es novel y habrá veces que te encuentres con situaciones incómodas, pero conforme vayas haciéndote a las distancias y velocidades en tu mente no tendrás problema alguno. Lo que sí te recomiendo es no hacer como algunos que entran en la autopista disparados y sin importarles quién viene por el carril derecho aunque les hagan frenar. Eso puede dar lugar a accidentes graves. Hay que tener precaución en las entradas y salidas porque son los lugares más conflictivos de las autovías y autopistas.

          Gracias a ti por preguntar.

  2. Yo tengo un problema con el estacionamiento. No sé muy bien qué referencia es la más sencilla, ya que la que mi profesora me ha enseñado es complicada. En las prácticas de hecho me sale el estacionamiento a la primera pero en el examen con los nervios y lo complicado de la maniobra no me sale nada.

    • Es cuestión de práctica. Repítelo cuantas veces puedas. Cuando hice el examen recuerdo que el único momento donde me trabé un poco fue al estacionar en línea, justo al final, pero lo superé.

  3. ¿Por qué tantas leyes y tantas trabas? Si después dejan estacionar en cualquier lado a los coches que están un año parados en la calle. Todos somos humanos y podemos equivocarnos. Carteles mal marcados. El lugar perfecto para conducir es California. Todo está bien marcado. No hay forma de equivocación. En España, sobre todo Madrid, es lo más parecído a una pesadilla de terror. Es como entrar en otra dimensión del terror. Leyes y leyes. Y todo está mal. Un idioma que confunde todo. España sin más comentarios.

    • Cada país tiene sus peculiaridades. Y hay mucho que mejorar en España, sin duda. España no se caracteriza por hacerle la vida más fácil al ciudadano sino más bien por la burocracia y la excesiva regulación (que muchas veces no se cumple o se cumple de manera desigual). También hay muchas zonas del país donde se nota cada vez más dejadez en cuanto a la señalización, las marcas viales, el estado de calles y carreteras, la nula o pésima señalización de los nombres de las calles, etc. Una de las cosas que más me llaman la atención cuando viajo a otros países es lo bien que se mantienen las marcas viales (aquí se usa pintura de la mala, que a los dos días está toda sucia) y el uso de placas bien visibles para encontrar las calles. Aquí en España los nombres de las calles tienes que mirarlos en los edificios, generalmente en letreros sucios, poco visibles y casi imposibles de ver desde un coche. Y esto no solo es a causa de la crisis económica. Cuando la economía estaba boyante la situación era más o menos igual. Me duele decirlo, pero en España la calidad de ciertos servicios deja mucho que desear.

Deja un comentario

Acepto la política de privacidad y el aviso legal. *

Información básica sobre Protección de Datos

  • Categoría de datos: Usuarios, clientes y/o proveedores.

  • Responsable del fichero: Guillermo Pérez.

  • Finalidad: Gestión de los comentarios.

  • Legitimación: Interés legítimo / Consentimiento.

  • Destinatarios: No se cederán estos datos a terceros salvo obligación legal. Hospedaje en Godaddy Inc.

  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad o cancelación de sus datos, y limitación u oposición a su tratamiento o a retirar el consentimiento prestado.

  • Información adicional: Política de privacidad.