Mi seguro de coche: Pago como conduzco de Generali

seguro de cocheUna de las primeras decisiones que tenemos que tomar los conductores noveles, cuando ya tenemos un coche a nuestra disposición, es el tipo de seguro que vamos a contratar. Como ya sabrás, es obligatorio tener un seguro que cubra los posibles daños que podamos hacerle a otros coches y a otras personas (se conoce como “seguro a terceros“). Pero hay otras opciones más amplias que cubren más riesgos, como el seguro a terceros ampliado (con rotura de lunas y robo), o los seguros a todo riesgo (con o sin franquicia). Yo elegí un tipo de seguro novedoso llamado “Pago como conduzco” de la compañía de seguros Generali.

Los conductores noveles tenemos un problema con respecto a los seguros de coche: no tenemos experiencia previa y es difícil valorar nuestro riesgo. En general, el conductor novel es joven, y la juventud supone un riesgo estadístico para las aseguradoras. Normalmente las compañías te consideran joven hasta los 26 años. Pero a esa juventud hay un riesgo añadido: no tener experiencia en la conducción. En mi caso, la juventud no fue un problema, pues estoy ya en los 40, pero sí el tener un carnet de conducir recién sacado. Las compañías aseguradoras se basan en los partes anteriores con otras compañías, y en si has tenido multas y/o accidentes previos, para calcular la cuota mensual que vas a pagar. Evidentemente, si es tu primer seguro no tienen referencias para saber cómo conduces o si vas a suponer un riesgo elevado para ellos. Debido a eso la cuota del seguro sube. ¿Qué hacen muchos jóvenes? Ponerse como conductor ocasional en la póliza de algún familiar. Aunque supone un ahorro sustancial, esa táctica tan habitual tiene dos inconvenientes: nunca vas a tener antigüedad con una compañía de seguros, y la aseguradora puede desentenderse cuando haya un problema grave si descubren que realmente no eres un conductor ocasional sino quien conduce el vehículo de forma habitual. Yo decidí ser el tomador del seguro, ya que iba a ser el conductor habitual.

Una vez decidido si vas a ser el tomador del seguro o no, viene otra decisión muy importante. ¿Qué tipo de seguro? ¿Uno que cubra solo los daños que yo provoque? ¿Uno que también cubra la rotura de lunas y el robo? ¿O uno que cubra todos los daños, propios y ajenos? Esta decisión depende mucho del coche que vayas a conducir. Si se trata de un coche de segunda mano, de no mucho valor, y comprado para experimentar y aprender como novato, yo optaría por un seguro a terceros, es decir, el seguro obligatorio normal y corriente que es el más barato de todos. Aunque también debes tener en cuenta que puedes ser culpable de un accidente y resultar herido o con una lesión seria, y en ese caso te habría interesado tener un seguro que cubra los daños propios (seguro a todo riesgo). Es tu decisión: si valoras tu coche y tener una indemnización para gastos médicos o secuelas, un seguro a terceros se te queda corto. Yo decidí contratar un seguro a todo riesgo debido a que mi coche es nuevo y a que soy consciente de que siendo novel podría no solo causar daños al coche sino también ser culpable de algún accidente. Pero hay dos tipos de seguros a todo riesgo: con franquicia y sin franquicia. La franquicia es el dinero máximo que tienes que pagar cada vez que el seguro te tenga que reparar el coche (las compañías de seguros lo llaman “siniestro”). Como los seguros a todo riesgo sin franquicia se disparaban de precio para un caso como el mío, los descarté.

Comencé a revisar compañías y a usar comparadores de seguros, y comprobé lo caros que son los seguros a todo riesgo, incluso con franquicia, para alguien que se acaba de sacar el carnet y conducir un coche nuevo; el más barato rondaba los 1500 €. Descubrí entonces una nueva forma de seguro, apropiada para conductores noveles, en la que se instala un dispositivo telemático en el coche que permite evaluar la conducción (kilómetros recorridos, si te pasas de velocidad, si vas más por ciudad o por carretera, si conduces bruscamente, o si circulas de noche). Además, el dispositivo lleva instalado un GPS que permite localizar el coche en caso de robo o accidente. Si tienes un choque fuerte, inmediatamente da aviso a emergencias con la localización exacta. Dos compañías ofrecen en España este tipo de seguros:

  • Mapfre. Su seguro, llamado Ycar, está limitado a quienes tengan 30 años o menos, por lo que me fue imposible contratarlo. Además, los descuentos se aplican a la renovación del seguro y no desde el inicio.
  • Generali. Su seguro, llamado “Pago como conduzco“, no tiene límite de edad y permite obtener una prima inicial descontada que luego irá subiendo o bajando en función de cómo vayas conduciendo mes tras mes. Fue este el que escogí.

El seguro “Pago como conduzco” es a todo riesgo con franquicia de 300 €. Esto significa que en caso de tener que dar un parte por daños propios tienes que pagar un máximo de 300 €, por ejemplo por una reparación en taller. Este seguro me salió por poco más de 1000 € (el 50% se paga con tarjeta en una primera cuota), un precio que no pudo igualar ninguna otra compañía y que puede disminuir un poco en las cuotas mensuales si cumplo con mis hábitos de conducción declarados. Además, aunque mis hábitos de conducción fueran pésimos, lo máximo que podría llegar a pagar en el año serían 1400 €. Eso sí, con la obligación de instalar el dispositivo telemático y de no pasarme de los kilómetros declarados al principio (yo declaré 5000 km). En caso de que tengamos previsto pasar de los kilómetros declarados, solo hay que llamar a la compañía y reajustan la cuota mensual. Lo que nunca debe suceder es pasarse de los kilómetros anuales declarados sin avisar, porque entonces el susto en la cuota es de órdago.

Realmente instalar el dispositivo telemático es algo que me dio un poco de recelo al principio, no por el hecho de que te controlen sino porque mi coche es nuevo y no me hace mucha ilusión que toqueteen en el sistema eléctrico (y menos aún tratándose de un híbrido). Pero desde Generali me aseguran, valga la redundancia, que se trata de una instalación muy simple, similar a la de una alarma, y que el dispositivo es una pequeña cajita que va situada debajo del salpicadero, en el interior, sin que afecte para nada al funcionamiento del vehículo. Además, dicen que no revoca la garantía del fabricante. Dan 30 días desde la contratación de la póliza para instalarlo. Como aún no me lo han instalado, actualizaré este artículo más adelante con información al respecto de este seguro y del dispositivo. Fue mi elección, y espero no haberme equivocado. El tiempo dirá.

Actualización 15/03/2015. Pues ya me instalaron el dispositivo telemático (por cierto, un buen trabajo por parte de Ibericar Motors Jerez). No he notado nada extraño en el coche desde que lo llevo. En cuanto al funcionamiento del seguro en sí, estoy contento. Mide bien las velocidades y hasta el momento el GPS no me ha detectado ningún evento de exceso de velocidad ni de conducción brusca. Soy un buen conductor, eso sí, y respeto siempre los límites aunque a veces me pueda pasar 5-10 km/hora (eso ni lo detecta). Mi puntuación de este mes es de 85 sobre 100, debido a que hago pocos kilómetros por carretera. Una de las cosas que me sorprendió es que penaliza la conducción urbana, por lo que cuando hago carretera, con respecto a los kilómetros recorridos a lo largo del mes, me sube la puntuación. Eso es algo que debes tener en cuenta cuando vayas a contratar el seguro. Procura que sea lo más exacto posible el porcentaje de conducción urbana y por carretera que vayas a hacer durante el mes. Como superé mi objetivo inicial de 80 puntos el mes pasado, ya me he ahorrado un poquito en el recibo, y este mes espero seguir ahorrando. La aplicación para móvil de Pago como conduzco funciona muy bien y te permite localizar dónde está el coche, aparte de registrar con detalle todos los recorridos que vas haciendo y verlos luego en el mapa con los kilómetros realizados. Desde el PC se ven mejor los mapas, por satélite y con todo detalle. Aunque he leído malos comentarios sobre este seguro por internet, mi experiencia hasta el momento está siendo muy positiva. Y no me preocupa el tema de la privacidad porque en el contrato está especificado con claridad que solo se usarán los datos para calcular la prima del seguro y en caso de hacer uso del servicio de emergencia. Así pues, recomendado para quienes cumplan los criterios que ya expliqué en este artículo.

Actualización 19/01/2016. Recomiendo que si contratas este seguro de coche (o cualquier otro) contactes a principios del mes de octubre con la compañía (o con tu mediador de seguros) para que te hagan la propuesta de renovación. Si la compañía se niega a darte esa propuesta, envíales un burofax donde expongas claramente que no quieres prorrogar el contrato hasta saber cuál será el importe de la cuota. De esta forma evitarás subidas indiscriminadas y problemas posteriores como indico en los comentarios de abajo.

Compartir esto:

2 comentarios en “Mi seguro de coche: Pago como conduzco de Generali

    • Durante el año que he tenido este seguro tuve un único siniestro con culpa. No hubo problemas al accionar el seguro. Las cuotas han ido bajando a lo largo de los meses debido a mi puntuación (una media de 90 sobre 100), por lo que he pagado menos que la prima calculada inicialmente (entre 5€ y 7€ menos algunos meses). ¿Rentable? Depende. Para un conductor muy joven o que acabe de sacar el carnet, es una opción si no encuentras otra de mejor precio y similares condiciones. Sin embargo, debo advertirte de algo muy importante: en la “renovación” del seguro Generali se ha portado de manera incalificable, subiéndome un 44% la prima y avisándome a solo 15 días del vencimiento (según la ley del seguro debían haberme avisado al menos con 2 meses de antelación). Se amparan en la siniestralidad (1 siniestro leve en el año), algo que vulnera las cláusulas de mis condiciones particulares, y, por si fuera poco, se han negado a cancelar la póliza porque dicen que ya está emitida. Por supuesto no he aceptado dicha situación y les envié burofax dos días después de la “renovación” (que no es más que una modificación del contrato anterior). Di orden al banco de cancelar la domiciliación. Generali me ha enviado recibo con la primera cuota sin tener en cuenta mi burofax. De momento ya no tengo mi seguro con ellos debido a que no han cumplido las normas de renovación establecidas en el contrato anterior ni han respetado la obligación de informar al tomador con dos meses de antelación cuando la cuota tiene una subida apreciable.

      Actualización 19/01/16: Finalmente di con alguien que trabaja bien en Generali, Ana I. González, que gestionó la anulación de la póliza con rapidez. No obstante, ante casos similares recomiendo asegurarse siempre enviando un burofax con certificación de contenido (cuesta unos 27€ en Correos y se puede hacer por tramitación electrónica, pero tienes una prueba legalmente admitida).

Deja un comentario

Acepto la política de privacidad y el aviso legal. *

Información básica sobre Protección de Datos

  • Categoría de datos: Usuarios, clientes y/o proveedores.

  • Responsable del fichero: Guillermo Pérez.

  • Finalidad: Gestión de los comentarios.

  • Legitimación: Interés legítimo / Consentimiento.

  • Destinatarios: No se cederán estos datos a terceros salvo obligación legal. Hospedaje en Godaddy Inc.

  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad o cancelación de sus datos, y limitación u oposición a su tratamiento o a retirar el consentimiento prestado.

  • Información adicional: Política de privacidad.