Primera clase práctica de coche

primera practica de cocheHoy fue mi primera práctica de conducir y voy a explicarte lo que aprendí, mis sensaciones, y todo aquello que pueda ayudarte para cuando llegue el desafío de ponerte a los mandos de un coche por primera vez.

En primer lugar, debes saber que antes de esta práctica solo había conducido un coche poco más de una hora (en tres pequeñas prácticas de unos 20 minutos). Fue en Brasil, en un coche sin dirección asistida y en una zona sin tráfico. Mi mujer, que conduce muy bien, me enseñó lo básico: meter las marchas y manejar los pedales. Eso me sirvió para tener una idea del manejo de un coche, pero realmente siempre lo hice con poca seguridad, sin entrar en el tráfico, y ahogando el coche. Por lo tanto, mis expectativas para la primera práctica de hoy no eran muy halagüeñas.

Antes de ir a la autoescuela debo reconocer que estaba nervioso. El profesor me llevó a una explanada de prácticas, me puso al volante y me explicó lo siguiente:

  • Acomodar el asiento es lo primero que debemos hacer. Debajo del asiento hay una palanca con la que puedes acomodar tu posición. Las piernas deben estar semi-flexionadas, de forma que el pie izquierdo pueda pisar a fondo el embrague (pedal de la izquierda) sin forzar. El volante debe quedar más o menos a una distancia en la cual la parte superior coincida con tus muñecas (esto no me lo dijo, pero lo vi en un vídeo), de forma que los brazos también estén cómodos y queden medio flexionados.
  • Regular los espejos. Por el espejo interior debes ver la mayor parte posible de la luneta trasera. Para regular el espejo exterior izquierdo existe un interruptor en la puerta izquierda con el cual desbloqueas dos botones (uno + y otro -) necesarios para mover el retrovisor izquierdo de forma eléctrica (o sea, no tienes que tocarlo con la mano, al menos en los coches modernos) y ajustarlo de tal forma que veas una parte de la trasera del coche y la mayor parte posible de la calzada. Con el retrovisor derecho harías lo mismo.
  • Cómo accionar los intermitentes. Se hace con la palanca que está a la izquierda del volante. Si la subes, se enciende el intermitente derecho; si la bajas, se enciende el izquierdo. Normalmente vuelve a su posición cuando terminas de girar el volante, pero a veces debes ayudarla a su posición neutra.
  • Encender el aire acondicionado y otras funciones. El coche tiene unos botoncitos para activar el aire acondicionado. El profesor me dijo que tal vez el examinador me pidiera que pusiera el aire acondicionado. También me mostró como activar la luneta trasera y el ventilador del cristal delantero.
  • Lo básico sobre el cambio de marchas. El profesor me explicó cómo usar el embrague para cambiar de marchas y el uso de los pedales.

Tras unos cinco minutos con esas explicaciones, puedes imaginar que ya tenía ganas de conducir. Así que llegó el momento de encender el motor, y el profesor me fue indicando que acelerara, frenara, girara el volante, notara las sensaciones con el acelerador y el freno, etc. Di dos vueltas a la explanada y cambié de marchas sin problemas (menos de los que me esperaba). El profesor debió verme bien y, para mi sorpresa, me indicó la salida de la explanada y, en un visto y no visto, me encontré conduciendo en plena ciudad y hasta un pequeño tramo de carretera a buena velocidad (fui a unos 80 km/h). Debo decir que me encontré mucho mejor de lo que esperaba, conduciendo con soltura y, sobre todo, manejando bien las marchas. El coche no se me caló ni una sola vez, e hice una conducción bastante suave, sin tirones ni frenazos.

Lo más importante al principio es dominar la mecánica del coche. Yo ya llevaba claro que no debía mirar ni a las marchas ni a los pedales, e hice todas esas operaciones mirando al frente (demasiado al frente, como voy a explicar después). Solo fallé una vez en las marchas, donde metí la quinta en vez de la tercera. Por lo demás, no tuve mayor problema. Desde mi pequeña experiencia en Brasil ya aprendí lo que debía hacer con los pies. Es casi como montar en bicicleta, de modo que cuando aprendes lo que debes hacer luego solo vas a ir perfeccionándolo. El secreto está en pisar a fondo el embrague cada vez que vayas a cambiar de marcha (y quitar el pie del acelerador, por supuesto), y luego levantarlo suavemente (sobre todo con la primera marcha, y algo menos con la segunda) mientras con el pie derecho vas acelerando lentamente. Así que es un juego de levantar-embrague / apretar-acelerador. Es un movimiento suave y delicado de coordinación entre el pie izquierdo (en el embrague) y el pie derecho (en el acelerador). Recuerda que el pie izquierdo es solo para el embrague, y que la primera marcha solo se usa para poner el coche en movimiento estando parado. Si el coche está en movimiento la primera marcha no es necesaria, ya que puedes ir perfectamente en segunda. Justo antes de que el coche vaya a pararse deberás empujar el embrague a fondo. Por ejemplo, si ves que hay un semáforo en rojo, das toques suaves al freno, el coche va frenando poco a poco y, en los últimos metros, antes de que se detenga, pisas el embrague a fondo y luego el freno hasta que pare. Dejas el cambio de marcha en punto muerto (posición central de la palanca) o bien lo dejas en primera, como prefieras (yo prefiero dejarlo en punto muerto). Obviamente, si lo dejas en punto muerto luego vas a tener que meter la primera cuando vayas a salir. Lo que a mí me costó un poquito al principio fue acostumbrarme a retirar completamente el pie del embrague. No debes dejar el pie todo el rato encima del embrague, medio pisado, sobre todo cuando estás en la segunda marcha. Una vez que el coche responde al acelerador, ya puedes quitar el pie del embrague y dejarlo en el lado izquierdo (el resposapiés, que está justo para eso), hasta que llegue de nuevo el momento de cambiar a una marcha superior o bien cuando necesites detener el coche. En la primera marcha casi siempre vas a dejar el pie en el embrague antes de empujarlo de nuevo al fondo para meter segunda, porque en primera solo se va en los primeros metros desde que el coche está detenido hasta que se pone en movimiento. Recuerda que si no pisas el embrague antes de que el coche se detenga, se te va a calar (vas a tener que arrancar el motor). También recuerda que no puedes presionar demasiado el acelerador mientras dejas el embrague sin levantar, porque el motor va a comenzar a rugir, vas a gastar más combustible y el coche te va a dar un tirón. Tampoco se te ocurra intentar meter una marcha sin tener el embrague bien pisado a fondo.

En cuanto al manejo del volante, es algo mucho más fácil que el tema de las marchas y los pedales, pero debes saber que los volantes con dirección asistida hay que moverlos muy poquito para que respondan, por lo que no es necesario dar volantazos. De hecho, hay que tener cuidado porque si te despistas puedes moverlo más de lo necesario y salirte un poco de la línea. En mi caso mantuve la trayectoria sin problemas, excepto en una ocasión que me despisté por mirar a un lado y en menos de un segundo ya estaba pisando una línea.

Lo más difícil de la práctica del día de hoy fueron, sin duda, las rotondas (o glorietas, que es el término correcto para llamarlas, tal como lo usa Tráfico y como bien apuntaba Pablo en su comentario). Mi ciudad, Jerez, es de las que más rotondas tienen por metro cuadrado. Y tomar glorietas es complicado para los conductores noveles que nunca hemos circulado por ellas. El profesor me dijo que siempre las tomara por el exterior. Es lo menos problemático. Sin embargo, me resultó difícil estar atento a los coches que venían por la izquierda entrando en la rotonda, y al mismo tiempo a los que venían detrás por la izquierda a través del retrovisor izquierdo. Al entrar en la rotonda hay que ceñirse bien al carril derecho, haciendo el giro correcto, y evitando meterse en el carril de la izquierda. No hay que señalizar la entrada a las rotondas, pero sí las salidas, siempre con el intermitente derecho (salgas por la salida que salgas). No obstante, al principio vas a tener la sensación de que las rotondas son peligrosas (bueno, en realidad lo son, solo hay que ver la cantidad de incidentes que hay en cualquier rotonda si las observas un tiempo). El profesor me guió el volante en ellas al principio, y luego fui tomando un poco más de control y captando el movimiento que hay que hacer. Sin embargo, aún me falta para tener la suficiente rapidez a la hora de mirar los espejos y prever cuándo va a quedar libre para entrar y cuándo parar a tiempo si viene alguien circulando dentro de ellas. Una de las veces me tuvo que frenar el profesor porque iba a meterme cuando ya llegaban coches por la izquierda. Así que es uno de los aspectos a mejorar.

Los dos principales fallos que encontré en mi conducción en esta primera práctica (aunque el profesor no me los indicó) fueron: no moderar la velocidad y no mirar el entorno sino centrarme demasiado en el frente. Muchas veces he visto coches de autoescuela que van como tortugas. Pensé que yo sería uno de ellos. Sin embargo, creo que en la primera práctica pequé de lo contrario: me animé demasiado al ver que dominaba bien la mecánica y fui con una excesiva soltura sin ser consciente de que lo más importante es observar el entorno, principalmente las señales y los pasos de peatones. Mi segundo fallo gordo del día fue precisamente con un paso de peatones. No moderé la velocidad y no vi a un peatón que estaba ya cruzando, así que el profesor tuvo que frenar. Yo quise adaptarme en todo momento a la velocidad de los otros coches y, como es lógico, mi capacidad de observación aún es mucho más limitada que la de un conductor habitual, porque no estoy acostumbrado a circular. Por lo tanto, en la práctica de mañana voy a intentar ir más atento e ir un poquito más despacio.

Otro aspecto muy importante que debo perfeccionar es no centrarme tanto en el coche que va delante. Fui casi todo el camino con el cuello fijo como un poste, sin mirar a los espejos ni fuera de la calzada. Y es importantísimo mirar a los lados, porque de ahí vienen las sorpresas en forma de señales, peatones, etc. Pero, en fin, es normal hacerlo así en una primera práctica.

Terminé la práctica aparcando en la puerta de la autoescuela, aunque rocé el bordillo. A pesar de esos errores, acabé contento, y el profesor me dijo que había estado muy bien para ser una primera práctica. No tuve miedo en ningún momento y me quedó la sensación de que controlaba el coche. El profesor me dejó bastante suelto, y eso es de agradecer.

Ya os iré contando cómo voy evolucionando, porque sé que no es tan fácil y que tal vez llegarán momentos de dificultad.

Compartir esto:

16 comentarios en “Primera clase práctica de coche

  1. Las rotondas, como tu dices, es mejor que te acostumbres a llamarlas glorietas. Se entiende por glorieta un tipo especial de intersección caracterizado por que los tramos que en él confluyen se comunican a través de un anillo en el que se establece una circulación rotatoria alrededor de una isleta central. No son glorietas propiamente dichas las denominadas glorietas partidas en las que dos tramos, generalmente opuestos, se conectan directamente a través de la isleta central, por lo que el tráfico pasa de uno a otro y no la rodea.

    • Es verdad, Pablo, la DGT las llama glorietas. Ya lo añadí en el artículo. Mi ciudad (Jerez) creo que es la que tiene más glorietas por metro cuadrado de toda España. Es impresionante. Como le decía hoy a mi profesor, aquí es difícil salir de las prácticas sin circular bien por las glorietas, porque es algo que se hace cada 5 segundos continuamente. Sacarse el carné en Jerez es sinónimo de ser experto en glorietas, aunque paradójicamente el 95% de los conductores de aquí las toman mal, sin entrar por el carril derecho y sin señalizar la salida.

      • Tras leer ahora el comentario que hice yo mismo hace años sobre las glorietas, debo reconocer que me añado al 99,9% (no 95%) de los conductores que no van por el carril exterior. Aunque en las prácticas y en el examen es recomendable circular siempre por el lado mas exterior, en la realidad del tráfico diario es problemático tomarlas así (y, de hecho, casi nadie lo hace excepto los que están en prácticas de autoescuela). Hago lo posible por salir de ellas desde el carril exterior, pero circular siempre por ese carril es una entelequia en muchas ocasiones, además de aumentar en varios grados el riesgo de accidente si vas a seguir girando.

  2. Comparto al 100% el comentario de Daniela. Soy de Sevilla, tengo 28 años y eso hacía que me sintiera mayor para sacarme el carnet, cosa de la que a veces, incluso, me he avergonzado. Después de ensayar varios días con el coche de mi tío en un polígono industrial, hoy he cursado mi primera clase práctica. Ha ido como la seda y ahora, al leer la descripción de tu experiencia, me siento plenamente identificado. Parece una tontería pero, como seres humanos que somos, siempre hay pequeñas batallas que nos resultan más difíciles de librar a priori que cuando abrimos el campo, y esta era una de ellas para mí. Gracias por compartir estas palabras que seguro ayudarán a aquellos que, como yo, acudan en busca de algo de luz, aunque sea por simple curiosidad, tras su primer día de prácticas.

    • Me alegro de que también te haya sido útil. Ánimo con las prácticas y sigue adelante aunque haya momentos difíciles durante las mismas.

  3. Es de agradecer el tiempo que te has tomado para escribir cada una de tus experiencias a la hora de conducir y aclararnos cosillas que se nos van quedando en el camino. Por suerte he podido hallar tu blog y lo miro antes de ir a mis clases, y muchas veces después de llegar de ellas. Está fenomenal.

  4. Mañana tengo mi primera clase de conducir, y te agradezco estos consejos que me han servido para tranquilizarme y darme confianza. Espero que todo me vaya bien y supere esta barrera que he tenido durante años, pues ya son 42 años los que tengo.

    • Recuerdo que en la primera clase disfruté bastante. Probablemente el profesor me ayudó con los pedales para no que me frustrara a las primeras de cambio. Luego en clases posteriores la cosa se va complicando un poquito, pero es cuestión de ir superándose y acostumbrarse a que para perfeccionarse es necesario cometer errores.

      Te deseo un buen comienzo de clases.

    • Sí, de momento se puede. El teórico por libre es lo más frecuente. El práctico, en general, se hace apuntándose en la autoescuela, aunque también sería posible hacerlo por libre si se cumplen los requisitos legales.

  5. Yo acabo de empezar a sacarme el carnet automático (porque quiero), y la primera práctica fue ya directamente ir a una autovía y por carreteras. Y me di cuenta de que apenas miré espejos y señales, y varias veces pisé la linea. Al no tener que estar pendiente del embrague espero dominar eso pronto :)

    Sobre las glorietas, por aquí no son demasiado grandes y me costó más mantenerme en el carril dentro de la glorieta y al salir de ella.

    • Con el tiempo lo harás todo de forma automática y tan rápida que no serás ni consciente. Lo importante es que vayas tomando costumbre lo antes posible.

Deja un comentario

Acepto la política de privacidad y el aviso legal. *

Información básica sobre Protección de Datos

  • Categoría de datos: Usuarios, clientes y/o proveedores.

  • Responsable del fichero: Guillermo Pérez.

  • Finalidad: Gestión de los comentarios.

  • Legitimación: Interés legítimo / Consentimiento.

  • Destinatarios: No se cederán estos datos a terceros salvo obligación legal. Hospedaje en Godaddy Inc.

  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad o cancelación de sus datos, y limitación u oposición a su tratamiento o a retirar el consentimiento prestado.

  • Información adicional: Política de privacidad.