Décima práctica de conducir: atascos, subidas y bajadas

practicas de conducir atascosAunque en mi ciudad no son muy frecuentes los atascos, hoy el tráfico estaba muy denso y tuve la oportunidad de enfrentarme a la conducción durante un atasco. También fui por un tramo en subida y otro en bajada. No fue una práctica fácil, debido a que ya era noche cerrada y transitamos por calles muy oscuras. Reconozco que durante varios momentos lo pasé mal a causa de la sensación de que no controlaba todas las situaciones que iban sucediéndose.

No comencé muy bien la práctica: se me caló nada más salir de la autoescuela y olvidé poner las luces. Luego fui circulando entre bastante tráfico, teniendo que alternar continuamente entre segunda y primera. El profesor me dejó un rato de conducción autónoma en el que intenté variar un poco la monotonía haciendo giros hacia otras calles. En un semáforo en verde me encontré con un autobús delante que no avanzaba. Dejé el paso de peatones libre, como corresponde, pero cometí un fallo garrafal al estar atento al autobús en vez de al semáforo. Cuando vi avanzar al autobús, ya iba a apretar el acelerador. El profesor me avisó de que el semáforo ya estaba en rojo. Así pues, consejo: nunca hay que perder de vista el semáforo.

Cuando el profesor volvió a darme instrucciones fuimos por tramos complicados. Me dijo que girara a la izquierda en una calle y no me di cuenta de la señal de entrada prohibida. De noche se ven menos las señales. Repito algo importante: no te confíes cuando te digan “gira a la derecha” o “gira a la izquierda” como si se pudiera entrar, porque en algunas de esas instrucciones vas a tener una señal de entrada prohibida y tienes que darte cuenta y elegir la siguiente salida, sea en rotonda o en una calle. Para no tener problemas, mejor ir a una velocidad muy reducida y cerciorarte de que no hay señal.

A continuación fuimos por una zona donde hay algunas subidas y bajadas. No tuve mucho problema para ir por allí. En las subidas hay que intentar no cambiar a segunda muy rápido sino apurar bien la primera y luego cambiar. Y en las bajadas ir controlando con el freno para que ni se pare mucho ni se embale.

Entramos en una zona de stops y cedas el paso continuos con giros a la izquierda. Si esto ya es difícil para mí, imagina hacerlo de noche y con tráfico. Algunas calles por las que entré son tan estrechas, a causa de que hay coches estacionados a ambos lados, que girar por ellas es todo un desafío. Lo hice bien en algunas, pero en una de ellas, con un stop, tuve bastantes problemas. No hice muy bien el stop y luego en el giro a la izquierda no entré con el ángulo correcto y tuve que maniobrar rápidamente entre dos coches aparcados. Me cuesta aún circular muy lento solo con el embrague en giros cerrados. Me siento torpe cuando tengo que girar mucho el volante. No quiero imaginar cómo sería si estuviera en un coche sin dirección asistida. Finalmente salí de esa calle estrecha e hice un stop difícil donde tuve que esperar varios minutos para arrancar.

Hoy miré más los espejos. Intenté mirar el interior cada vez que iba a frenar, aunque no siempre lo hice (a veces miraba después de frenar). Me di cuenta de la importancia de reaccionar con rapidez en los cambios de carril, mirando inmediatamente el espejo izquierdo con brevedad. Volví a equivocarme un par de veces con los intermitentes, con mi tendencia a poner el izquierdo cuando voy a la derecha. Y, por dos veces, hice algo entre divertido y peligroso: apagar las luces al poner el intermitente. Al menos ya no activo el limpiaparabrisas.

En resumen, esta fue una práctica en condiciones difíciles y con un recorrido que pone a prueba muchas aptitudes. No fue fácil y acabé empapado en sudor. Más de una vez vas a sentir que cuando terminas la práctica estás sudando (aunque no haga calor) o en un estado de aturdimiento debido a la extrema concentración que requiere conducir para un novato. También vas a sentir momentos de frustración por ver que hay situaciones que, a pesar de repetirlas varias veces (como los stops con giros a la izquierda en mi caso), se te atragantan y no consigues ejecutarlas con soltura. Ten paciencia y no te obsesiones, porque es normal sentirse torpe en ciertas maniobras. Hoy los zapatos no me ayudaron mucho tampoco, porque eran más anchos y no me sentí a gusto con los pedales. Es importante encontrar un calzado apropiado para conducir que nos de buena sensibilidad con los pedales. Las zapatillas deportivas me han ido bien.

Mañana no tendré práctica porque debo hacer el examen teórico por la mañana, a las 12:00h. Espero aprobar, y con cero fallos.

Compartir esto:

Deja un comentario

Acepto la política de privacidad y el aviso legal. *

Información básica sobre Protección de Datos

  • Categoría de datos: Usuarios, clientes y/o proveedores.

  • Responsable del fichero: Guillermo Pérez.

  • Finalidad: Gestión de los comentarios.

  • Legitimación: Interés legítimo / Consentimiento.

  • Destinatarios: No se cederán estos datos a terceros salvo obligación legal. Hospedaje en Godaddy Inc.

  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad o cancelación de sus datos, y limitación u oposición a su tratamiento o a retirar el consentimiento prestado.

  • Información adicional: Política de privacidad.