Cómo es conducir un coche con cambio automático

conducir con cambio automaticoA raíz de la pregunta que surgió en uno de los comentarios de este blog, voy a explicar en este artículo las sensaciones al conducir un coche con cambio automático (en concreto, mi Toyota Yaris Hybrid). Comienzo advirtiendo que mi única experiencia con coches de cambio manual es la que tuve en la autoescuela, por lo que no llegué viciado de hábitos a la conducción automática.

Si habéis leído mis experiencias con las prácticas de conducir, sabréis que una de las cosas que más detesto es el cambio de marchas. Aunque conseguí “cogerle el truco” y hasta llegué a apreciar esa nueva habilidad, el cambio manual siempre me ha parecido anacrónico, inseguro y un desperdicio de energía y atención. En una era tecnológica donde casi todas las operaciones repetitivas y complicadas las realizan las máquinas, resulta absurdo estar dándole sin parar a una palanquita arriba y abajo, y meneando la pierna izquierda haciendo un equilibrio de pisar-sin-pisar y levantar-sin-levantar con el fin de que el coche no se cale. Sinceramente, puedo entender que haya personas nostálgicas que piensen que “el arte de conducir” lleva aparejado todo ese procedimiento del cambio de marchas, pero me resisto a pensar que una mayoría de la población prefiera el cambio manual. La explicación puede estar en que el cambio automático normalmente está en coches más caros, pero las diferencias de precio ya no son tantas y creo que los fabricantes no tendrían ningún problema en adaptarse al cambio automático si notaran una demanda fuerte en ese aspecto. ¿Cuál puede ser esa resistencia para una adaptación masiva al cambio automático como sucede en Estados Unidos? No lo sé. Quizás una mala prensa de los cambios automáticos, debido a que en el pasado no estaban muy bien conseguidos y solían fallar (siendo su reparación más costosa), o a los mitos sobre el mayor consumo de combustible (con la gestión electrónica y los algoritmos que cambian en el momento más adecuado, no solo no se consume más sino que se ahorra). O tal vez que al aprender con cambio manual se sea reticente a probar otra cosa. Realmente es un misterio para mí.

Al margen de mis preferencias, conducir un coche con cambio automático (o al menos, mi Toyota Yaris Hybrid de 2015) es una experiencia cómoda, relajante y segura. Como no he probado otros cambios automáticos, no puedo comparar sensaciones, así que esta experiencia se refiere al cambio e-CVT (Transmisión continuamente variable de forma eléctrica) de Toyota.

¿Cómo es conducir con cambio totalmente automático? Muy simple. Podría hacerlo hasta un niño pequeño. Solo vas a tener dos pedales: acelerador y freno. Tu pierna izquierda te lo va a agradecer (sobre todo si padeces ciática) porque se va a quedar quieta reposando a un lado sin que necesites moverla para nada durante todo el trayecto. Tu brazo derecho, si pudiera hablar, también te pediría que compraras un coche con cambio automático, porque va a permanecer cómodamente en el volante sin necesidad de tocar la palanca de marchas excepto cuando arranques el coche, cuando des marcha atrás y cuando vayas a estacionar. Esto, de por sí, ya supone un descanso considerable y permite una conducción mucho más relajante.

En cuanto a las sensaciones del cambio de marcha, no pueden ser más suaves. El paso automático de una marcha a otra es preciso, controlado mediante gestión electrónica, e incluso permite un cierto control aplicando la presión correcta al pie. Tan fácil como pisar y comprobar que las marchas se van engranando con suavidad, sin el más mínimo tirón y sin forzar el motor como sucede con muchos conductores que no manejan bien el cambio manual. Este engranaje automático, suave, y preciso, permite hacer los giros cerrados con perfección y sincronía. En las rotondas también se nota mucho. Mientras que algunos conductores se pasan de velocidad por no bajar de marcha y otros deceleran en exceso para tener tiempo de observar, tú con tu cambio automático vas tan tranquilo a la velocidad que quieres, sabiendo que solo una pisada de freno o un ligero toque de acelerador te permitirá tomar la decisión correcta. De hecho, con mi coche llego a las rotondas y salgo de ellas con mayor soltura que otros conductores. Y es que, por muy rápido que sea el tiempo de reacción de un conductor (supongamos 0.75 segundos), el cambio de marchas manual requiere al menos uno o dos segundos que tú te ahorras. Las incorporaciones y salidas de las autopistas son también muy cómodas con el cambio automático. También se nota la rapidez en los semáforos y en cualquier otra salida en detención, porque solo tienes que pisar el acelerador y el coche sale disparado mientras que los de atrás aún están con la mano en la palanca. Realmente no hago eso de salir disparado: lo hago siempre con precaución, más que nada porque sería conducción temeraria y porque no me gusta ir por ahí entablando competiciones de a ver quién sale más rápido. Pero incluso haciéndolo con precaución y sin pisar mucho, siempre veo a los otros por el retrovisor.

Como ves, la conducción con cambio automático no tiene mucho misterio. Solo tienes que estar atento a que tu pie derecho pise el pedal correcto y no aceleres en vez de frenar (y viceversa). Pero, como dije al principio, yo solo he practicado el cambio de marchas en la autoescuela, por lo que no tengo el hábito adquirido durante años. Los conductores que sí tengan ese hábito deben tener cuidado de dejar quieta su pierna izquierda y olvidarse de que existe algo llamado embrague, porque en un coche automático nunca hay que pisar el pedal del freno con el pie izquierdo sino que todo debes hacerlo con el pie derecho.

Entre las ventajas que le encuentro a conducir un coche con cambio automático están:

  • Comodidad. ¿Te has parado a pesar en la cantidad de veces que has movido tu pie izquierdo y tu mano derecha a lo largo de la vida por usar un cambio manual? Puede parecer una tontería, pero se sabe que los movimientos repetitivos y constantes pueden causar lesiones (por ejemplo al usar el ratón del ordenador). Los conductores profesionales (taxistas, camioneros, transportistas) hacen esos movimientos miles o decenas de miles de veces. Hay personas que padecen de ciática, o de artritis, y mover las articulaciones no resulta fácil. Con el cambio automático te olvidas de eso.
  • Seguridad. En mi opinión, el cambio automático debería ser considerado un elemento importante para la seguridad vial. Por mucho que con el tiempo se cree el hábito de cambiar de marchas de una forma imperceptible, para hacerlo siempre es necesario coordinar los pies y retirar una mano del volante (generalmente la mano con la que más control tienen los diestros), por lo que amplifica los peligros de que un pie se deslice, se pierda la atención por meter una marcha incorrecta o simplemente perdamos el control del volante por tener una mano ocupada con la palanca. También se evita el problema de los calados, que pueden sucederle hasta al más avezado de los conductores (no digamos a los novatos) y poner en peligro la seguridad. Un coche calado tras pasar un stop o en una pendiente pronunciada puede causar más de un problema. Por otra parte, el tiempo de reacción también aumenta a causa del cambio manual. Ese segundito necesario para meter una marcha puede suponer salir vivo de un atolladero.
  • Maniobrabilidad. Con cambio automático tomas mejor los giros cerrados, las aproximaciones y salidas de las rotondas, las incorporaciones y salidas de autopista, las curvas, las continuas arrancadas y paradas en los atascos, etc.
  • Facilidad de conducción. Aunque de mucho repetir al final se acaba aprendiendo, es obvio que uno de los puntos más difíciles de la curva de aprendizaje de la conducción es dominar bien el embrague y el cambio de marchas. Aunque siempre viene bien saber conducir en manual (hasta que desaparezcan esas vetustas reliquias), despreocuparse de esa habilidad mecánica supone prestar más atención a la circulación y relajarse al volante.

¿Tiene algún inconveniente el cambio automático? Por mucho que lo pienso, no puedo encontrarlo para mi mentalidad de conductor. Pero por ahí he leído que los fanáticos del cambio manual dicen que lo encuentran aburrido y que no escuchan rugir el motor. Son apreciaciones muy pobres, en mi opinión, para justificar la adopción masiva del cambio manual. Otros dicen que el cambio automático consume más (no será más que mi coche, que consume 3.2 litros de gasolina a los 100 km), o que las reparaciones son más caras (la fiabilidad de los cambios automáticos actuales, sobre todo los japoneses, deja en entredicho esta afirmación).

En definitiva, si vas a comprarte un coche nuevo, ahora tienes otra opción más para devanarte los sesos: elegirlo manual o automático. Yo, como ves, no tendría dudas. Pero ahora eres tú quien decides.

Compartir esto:

11 comentarios en “Cómo es conducir un coche con cambio automático

  1. Me aclaras muchas dudas en éste post. Siempre he sido de los que, como comentas, he pensado que la parte del cambio-embrague era parte de la conducción y que los coches automáticos lo perdían. Ahora no pienso asi, igual puede ser porque un embrague no deja de ser un motivo más de avería (y nada barato) o porque realmente me doy cuenta de los beneficios que puede aportarte a la conducción.

    Comentabas que en las cuestas puedes olvidarte del embrague y no preocuparte de si calas o no, y como tambien comentas, en un coche automático es importante usar solo el pié derecho para pisar los pedales, cómo se consigue mantener el vehículo parado en la transición freno-acelerador?

    Un placer leerte.

    Un saludo.

    • Los Toyota con cambio automático (y algunos de marchas también) tienen un sistema llamado “Control de asistencia para arranque en pendiente” que permite mantener el vehículo en cuesta sin moverse hasta 2 segundos después de levantar el pie del freno y hasta que se pisa el acelerador, por lo que la transición entre freno y acelerador es de lo más cómoda. Lo mantiene clavado incluso en pendientes pronunciadas como las de los garajes, incluso resbaladizas. No se mueve absolutamente nada. Cada vez que veo al coche que tengo delante irse para atrás en una cuesta me doy cuenta de la utilidad de ese sistema.

      Un placer también para mí leer tus comentarios.

      Saludos.

  2. Hola! Me encanta tu blog.
    Estoy en las practicas del coche y tengo varias problemas. Mi profesor no explica las cosas bien y me estoy estresando.
    Veras no sé frenar bien siempre pego tirones y ella no me lo explica bien. Me dice que ya aprenderé a cogerle el tacto pero sigo sin frenar bien clase por clase.
    Otra cosa que se me da mal son las curvas. Ella me dice que frene tranquila y que baje la marcha. Pero no me sale bien o se me va o la rueda trasera se me sube a la acera. Que no me estrece pero es que lo hago mal y ella no me lo explica.
    Si me lo pudieras explicar bien se lo agradecería muchísimo.
    Un beso

  3. hola.
    yo estoy haciendo mi permiso de conducir en auto automatico, pq despues de muchas clases y un examen fallido(fue una catastrofe de errores), mi profesor me aconsejo que continuara las clases con el coche automatico. Tengo muy buenas sensaciones en el auto, me siento comoda y segura(HASTA AHORA); pero mi problema es que no logro tener esa sensacion de poner la presion correcta al pie a la hora de frenar o acelerar, o freno con mucha antelacion y si estoy cerca lo hago levemente y el auto cruza rapido(me paso hoy) y si voy a entrar a una rotonda siento que el auto se va a quedar parado. Siento que presiono muy fuerte o muy suave los pedales. Mi profesor dice que lo voy a lograr que solo es cuestion de tiempo, pero es que cuando leo en internet las experiencias y las opiniones diciendo que es lo ma facil, uqe hasta un bambino podria conducir un auto me siento aun mas tonta.
    tienes algun consejo para mi?

    • Hola, Elisa. El consejo es que tengas paciencia. Conducir es una cuestión de hábitos, y para crear un hábito se necesita tiempo. A veces es un poco frustrante al principio porque cuando ya tienes un hábito adquirido ves que hay un montón más que te faltan, por lo que lo mejor es tener humildad y repetir lo mismo muchas veces hasta que resulte natural. En cuanto a la frenada, hay que pisar con antelación y de forma sutil. Aplicar la presión correcta y medir distancias. Es algo que cuando se repite muchas veces ya ni se piensa. Un saludo.

  4. Tengo casi 40 años y hasta ahora no me he puesto manos a la obra con el carné de conducir. De momento estoy con la teórica. Empecé las clases el 15 de marzo, y el viernes de esta semana la autoescuela me solicita fecha de examen. Será seguramente, me dijeron, el martes 16 o el miércoles 17.

    Teórico aparte, estoy pensando en hacer las prácticas con coche automático, pues en la autoescuela tienen uno. Y a pesar de que cada práctica con coche automático sale un poco más cara, cada día que pasa estoy más convencido de que lo haré así. Supongo (no quiero pasarme de listo) que las prácticas me saldrían más o menos por el mismo precio, pues sin tener que coordinar tantos movimientos posiblemente necesite alguna clase menos que con el cambio manual, que personalmente no sólo me crea una mezcla de agobio y de pereza sino que me toca hasta el orgullo. ¿Por qué andar dándole a una palanca a la vez que a un pedal si hay coches que lo hacen solos?

    En la autoescuela no me echaron para atrás, pero me advirtieron de lo típico que advierten en foros: que si el coche sufre una avería y en el taller te dan uno manual no puedes cogerlo, que si te toca conducir uno manual por una urgencia tampoco podrás, que si para trabajar con coche de la empresa tanto de lo mismo, etc. Pero mi idea es comprar un híbrido de Toyota (le eché el ojo al Auris y al tuyo) y tirar millas así, sin coger el coche de nadie, ni de empresa, que no soy transportista ni comercial.

    Evidentemente, voy a hacer lo que me parezca (y lo que buenamente pueda), pero como te veo muy sensato y con mucha facilidad de expresión me gustaría saber qué opinas del asunto, aunque no nos conozcamos.

    Un saludo. ¡Y gracias por estos textos!

    • Como ya estás bien informado respecto a los posibles inconvenientes de sacarse el carnet con coche automático, mi consejo es que, si te es posible, hagas algunas prácticas primero con cambio manual. Valora si la dificultad de aprender esa nueva habilidad puede compensar los inconvenientes o si no estás dispuesto a sufrir durante unas semanas/meses porque ves muy poco probable que necesites un coche con cambio manual más adelante. Con tu edad, si ya tienes un trabajo estable y puedes comprar un coche con cambio automático, los inconvenientes se minimizan bastante.

      Yo desde que me saqué el carnet no he necesitado usar nunca un coche con cambio manual y, aunque obtuve el permiso normal y sé manejar el cambio manual, no me apetece en absoluto hacerlo.

      Los Toyota híbridos son una excelente opción. Cada vez hay más coches con cambio automático de todas las marcas y, sin duda, son el futuro. Quien los prueba difícilmente quiere volver al cambio manual.

      Tú también te expresaste muy bien y sin faltas de ortografía (no sabes la de alteraciones que me veo obligado a hacer a veces para que los comentarios sean legibles). Gracias a ti por el comentario y los elogios.

  5. Muchísimas gracias por el consejo. Me es posible, sí, empezar haciendo prácticas con el manual, pero en tal caso no querría quedarme a mitad de camino, sino llegar a dominarlo, y como comentas ello me supondría un “sufrimiento” de semanas/meses que no sé si realmente me compensa. Me he planteado también otra cosa, que es un poco lo contrario: practicar y examinarme con el coche automático y, cuando apruebe (porque espero aprobar algún día), hacer prácticas con el manual si me apetece y volver a examinarme. Podría ser inmediatamente después de aprobar o pasado un año o dos, pero ya no viviría con esta obsesión de sacarme el carnet, porque al menos ya tendría uno que me permitiría desplazarme como un conductor más, y estaría acostumbrado a circular. Es decir, empezar por lo más sencillo y luego, si me apetece, complicarme. En fin, un pequeño dilema. Pero de momento me toca aprobar el teórico, que no estoy seguro de aprobarlo a la primera.
    ¡Un saludo!

    • Pues espero que te vaya bien tanto con el teórico como con el práctico. Sigue adelante aunque haya dificultades porque, en automático o manual, cuando se conduce un vehículo habrá algunas dificultades más pronto o más tarde. Pero también muchas satisfacciones. Saludos.

  6. Estoy de acuerdo contigo: las dificultades son parte de la vida, y la carretera no va a ser una excepción. Te paso un vídeo de diez minutos que acabo de ver y que me lleva a considerar que no será una locura ni un capricho de pijo por mi parte, ni mucho menos, si finalmente me decanto por el carnet de coche automático. Además de que para casi todo prefiero lo sencillo, que no lo fácil, veo más seguro tener las dos manos dedicadas por completo al volante. El vídeo es sobre cómo manejarlo correctamente, pero el señor que da la lección apuesta también por el cambio automático por el mismo motivo. Y se ve que sabe de lo que habla:
    https://www.youtube.com/watch?v=eHX6pY_fEg8
    Te sigo leyendo de vez en cuando, que tu blog está muy bien. ¡Sigue adelante con él!

Deja un comentario

Acepto la política de privacidad y el aviso legal. *

Información básica sobre Protección de Datos

  • Categoría de datos: Usuarios, clientes y/o proveedores.

  • Responsable del fichero: Guillermo Pérez.

  • Finalidad: Gestión de los comentarios.

  • Legitimación: Interés legítimo / Consentimiento.

  • Destinatarios: No se cederán estos datos a terceros salvo obligación legal. Hospedaje en Godaddy Inc.

  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad o cancelación de sus datos, y limitación u oposición a su tratamiento o a retirar el consentimiento prestado.

  • Información adicional: Política de privacidad.